Fin de semana

20120520-160004.jpg

Un domingo de sofá, tele y mini napolitanas de chocolate recién salidas del horno.

Anuncios

iPad nuevo

Desde el viernes habemus iPad.
!!!!!!
Qué delicioso capricho!
Me lo he regalado con las horas extras que me debían en mi antiguo trabajo (que me pagaron con el finiquito). Ha sido como un regalo de graduación 🙂

Hablando del trabajo, estoy muy contenta con el nuevo. Estoy aprendiendo cosas nuevas y mi nivel de estrés ha bajado 20 niveles. Sigue siendo un trabajo intenso (por suerte! Tampoco aspiraba a un trabajo aburrido!), pero si salgo entre 8 y 9, ya son 2 horas que le he ganado al día respecto el trabajo anterior! Y además de momento no vivo con la sensación constante y oprimente de “no llego no llego”

La vida va mejorando, y encima ya es primavera!

Ahora sólo nos falta que mi marido encuentre un buen trabajo (ya van casi dos meses de paro). Se aceptan oraciones, velitas encendidas y buenas vibraciones

San Valentín

Feliz San Valentín! Con un poco de retraso, sí, pero es que esta ha sido la primera semana en mi nuevo trabajo… Y ha sido intensa.

En fin, San Valentín! Hubo bombones de Cacao Sampaka, cena italiana (carpaccio di vitello y cuore di zucca), y una preciosa orquídea (como las que hicieron de centro de mesa en nuestra boda :))

20120218-162451.jpg

Una hippie se ha comido a mi mujer!

Mi marido, pobre, siempre ha sabido que yo no estoy muy bien del ático y soy propensa a que me den ataques de hippismo. Una vez, 2 meses antes de la boda, con todo contratado, le dije que quería reorganizar nuestra boda para que fuese en el jardín trasero de un hostal que encontramos por ahí. Él pacientemente me acompañó a hablar con los del hostal, hizo las preguntas incómodas y negoció un precio, todo sin rechistar. Pa que la princesa sea feliz. Al final dado que la boda era al medio día y en julio, al final me decidí por seguir con el plan establecido de comida en hotel con aire acondicionado… que el día de la boda se estropeó y nos asamos todos igualmente!.

Vaya, que ya sabía dónde se metía. Pero con el tiempo se va acentuando en mí el hippismo y le cuento que quiero un parto natural no medicalizado (yo! que soy fan nº 1 del espidifen como solución a los problemas del mundo), que los huevos que tienen un 0 delante son mejores… y la semana pasada le comento, como quien no quiere la cosa, que me he gastado 35 euros en fruta y verdura. ¿¡Qué cuanto?! Y es que mi marido no es catalán, pero está muy bien integrado y es gran devoto de la virgen del puño apretao.

Pues sí, 35 euros en 8 kgs de fruta y verdura orgánica, que nos ha llegado hoy. Va a ser un reto que nos la comamos toda antes de que se ponga mala, porque comemos mucha menos de la que deberíamos. Pero es parte de la gracia, no? Me toca demostrarle al Mr. que no ha sido tirar el dinero, así que a comer verdura se ha dicho. Y toda la semana fruta para el desayuno de media mañana.

Esta noche, salmón al estilo de casa acompañado de acelgas.

Jugando a las casitas

Los primos de mi marido llegaron ayer para pasar unos días a casa. Llevamos un par de días limpiando y ordenando la casa como locos.

Me siento como si estuviéramos jugando a las casitas. Escoger mi mantel preferido, flores frescas en el comedor, quemar un poquito de aceite esencial de lavanda en su habitación.

Mis plantitas

20110609-082814.jpg

Después de aceptar con resignación que, de momento, todavía no nos mudamos a un piso con una gran terraza o patio soleado, decidimos hacer lo q se pueda con lo que tenemos.

Un par de tiendas después, ya tenemos la ventana de nuestra habitación decorada con una fresa, una lavanda y 3 pimientos. Y rezando para que no se nos mueran, a pesar de la poca luz que les da (orientación norte) y nuestros escasos conocimientos de horticultura.

20110609-082720.jpg