Risotto de azafrán y cabrito

Porque estoy lejos de casa, pero vuelvo mañana. Porque es genial tener un lugar al que querer volver con tantas ganas. Porque mi día a día, el normal, el de hacer la compra, poner la lavadora y una comida compartida, eso es la felicidad para mi.

Que mi rutina me haga feliz no es gratis, ni es normal, ni es aburrido. Implica luchar por ello, recortar lo que haya que recortar y escoger lo que haya que escoger. Pero es GENIAL.

20111108-165111.jpg

Salmón con acelgas

20110824-223020.jpg

Las acelgas, sorprendentemente buenas. Hacía años que no las comía, las recordaba mucho peor (no sé si el paladar me ha cambiado con la edad o las orgánicas saben mejor?).

El salmon, nuestra mini receta preferida, marinado con una mezcla de salsa de soja, miel y aceite de oliva.

Y para merendar, una perita súper jugosa!

Una hippie se ha comido a mi mujer!

Mi marido, pobre, siempre ha sabido que yo no estoy muy bien del ático y soy propensa a que me den ataques de hippismo. Una vez, 2 meses antes de la boda, con todo contratado, le dije que quería reorganizar nuestra boda para que fuese en el jardín trasero de un hostal que encontramos por ahí. Él pacientemente me acompañó a hablar con los del hostal, hizo las preguntas incómodas y negoció un precio, todo sin rechistar. Pa que la princesa sea feliz. Al final dado que la boda era al medio día y en julio, al final me decidí por seguir con el plan establecido de comida en hotel con aire acondicionado… que el día de la boda se estropeó y nos asamos todos igualmente!.

Vaya, que ya sabía dónde se metía. Pero con el tiempo se va acentuando en mí el hippismo y le cuento que quiero un parto natural no medicalizado (yo! que soy fan nº 1 del espidifen como solución a los problemas del mundo), que los huevos que tienen un 0 delante son mejores… y la semana pasada le comento, como quien no quiere la cosa, que me he gastado 35 euros en fruta y verdura. ¿¡Qué cuanto?! Y es que mi marido no es catalán, pero está muy bien integrado y es gran devoto de la virgen del puño apretao.

Pues sí, 35 euros en 8 kgs de fruta y verdura orgánica, que nos ha llegado hoy. Va a ser un reto que nos la comamos toda antes de que se ponga mala, porque comemos mucha menos de la que deberíamos. Pero es parte de la gracia, no? Me toca demostrarle al Mr. que no ha sido tirar el dinero, así que a comer verdura se ha dicho. Y toda la semana fruta para el desayuno de media mañana.

Esta noche, salmón al estilo de casa acompañado de acelgas.

Pan francés

Ayer domino, nos dio por hacer pan. Está mal que lo diga yo, pero salió muy muy bueno y creo que se convertirá en mi receta favorita de ahora en adelante.

Basado en esta receta, pero ligeramente adaptado.

En un bol grande, poner 2 tazas de harina. Añadir 2 tazas de agua tibia. Añadir 2 sobrecitos y medio de levadura de panadería seca (la típica de Maizena de la caja amarilla). Añadir 2 cucharaditas de sal.

Mezclar bien.

Añadir 3 tazas más de harina y una cucharada de mantequilla a temperatura ambiente. Mezclar bien.

Amasar unos 10 minutos, hasta que la masa esté uniforme y elástica.

Hacer una bola con la masa, engrasar el bol que estábamos haciendo servir con un poco de aceite o de mantequilla. Poner la bola de masa en el bol, tapar con papel de cocina transparente. Dejarlo reposar en un lugar cálido durante 1 hora más o menos, hasta que doble en tamaño (dependerá de cómo de cálida sea la habitación).

Aplastar la masa, hacer dos partes. Dejarla reposar otros 10 minutos cubierta con el papel transparente.

Hacer lo más parecido a barras de pan que sepáis hacer, si hay pliegues, que queden por la parte de abajo.

En una bandeja de horno, poner un poco de mantequilla y aceite y luego harina de maiz. Encima poner vuestras barras de pan improvisadas.

Volver a tapar con el papel transparente y dejar reposar 45 minutos en un lugar cálido.

Precalentar el horno a 190 º C con el programa del horno que calienta por arriba y por abajo.

Pintar el pan con leche o con clara de huevo mezclada con agua (yo uso leche porque sino no sabría que hacer con la yema…). Meterlo en el horno.

A los 20 minutos, mirarlo para que no se queme y volver a pintarlo con leche o huevo.

Dejarlo 20 minutos más. Como truquillo, el pan está listo cuando al golpearlo (como si llamaseis a la puerta) suena hueco.

Esta receta hace 2 barras de pan bastante grandes, si sois pocos en casa os recomiendo que hagáis sólo la mitad (una vez está hecho, es difícil resistir la tentación y no comerlo todo).

 

Pizza casera


Hace un par de fines de semana nos encontramos con ganas de cocinar algo nuevo, pero nada glamouroso! Pizza! Pizza con mucho queso, olivas, champiñones y cecina de león (que no es de león, es de ternera, para gran desilusión de mi marido ;)).

Probamos esta receta que encontramos en Serious Eats: Cook’s Illustrated’s Thin-Crust Pizza. Es muy fácil de hacer, lo malo es que al usar la fermentación en frío tienes que esperar 24 horas desde que te nace el antojo hasta que te lo puedes comer.

Siendo sincera, no puedo decir que la masa me supiera significativamente mejor que la que normalmente compramos en el súper (la típica que viene enrollada de Buittoni). Pero encuentro una satisfacción especial convirtiendo un poco de harina en algo tan rico, y probablemente mi versión casera sea más sana y lleve menos aditivos y conservantes.

Pastel de yogur

El domingo me entró antojo de un bizcocho tierno y sencillo (Vale, no estoy embarazada, pero puedo tener antojos igual para ir practicando! 😉 )
Siempre acabo acudiendo a alguna modificación del típico pastel de yogur de toda la vida. En este caso, http://www.thekitchn.com/thekitchn/dessert/quick-and-easy-recipe-yogurt-cake-118366 esta receta de The Kitchn me apeteció, pero sustituí la nuez moscada por piel de naranja rayada.

Acompañado por una tacita de chocolate oaxaqueño, merienda perfecta!

20110609-083743.jpg

Pancakes de fresa

Estos pancakes fueron una innovación del sábado, que nos quedamos sin plátanos!

Sigo prefiriendo los banana pancakes, pero la verdad es que nunca he sido muy fan de cocinar con fresas.

  • 1 taza de harina
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura
  • Media cucharadita de sal
  • 1 huevo
  • 1 taza de leche
  • 1 cucharada de aceite de oliva suave
  • Fresas cortaditas al gusto

(Yo uso unos medidores de Ikea para facilitar la tarea de adivinar cuanto es, exactamente, una taza)

  1. Mezclar todos los ingredientes secos
  2. Añadir el huevo, la leche y el aceite
  3. Mezclar poquito a poco. No te preocupes si quedan algunos grumitos!
  4. Añadir las fresas
  5. Calentar un sartén a fuego medio y verter un poco de masa. Cuando salen burbujitas, les das las vuelta.

Muffins de chocolate

Para nuestra boda (¡hace ya casi dos años!) conseguí convencer a mi marido de que me dejase encargarme del pastel de boda. Pastel de chocolate. Fueron meses de pruebas y preparación para escoger y perfeccionar la receta (¡durísimas tardes de domingo comiendo pastel de chocolate!).

Al final, la receta escogida fue esta de BBCGoodFood. El día en cuestión la verdad que el pastel quedó muy bueno, aunque mi intento de decoración no ayudase.

  • 650g mantequilla
  • 650g chocolate amargo (yo lo compro en Lagrana, en el mercado de La Libertad de Barcelona)
  • 100ml de café espresso (lo único para lo que agradezco nuestra Dolce Gusto)
  • 3 cucharaditas de esencia de vainilla (yo uso azúcar con aroma de vainilla hecho en casa, un post para otro día)
  • 650g de harina
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 2 cucharaditas de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 950g azúcar moreno
  • 10 huevos
  • 2 yogurts griegos y 1/2 (hmmm qué rica la mitad que hay que comerse a secas!)
  1. Precalentar el horno a 160ºC. Preparar el molde con mantequilla y harina.
  2. Poner la mantequilla y el chocolate en un bol y calentar en el microondas a baja temperatura, poquito a poco (sobretodo que nunca hierva). Añadir el café y la vainilla
  3. Tamizar la harina, levadura y bicarbonato sódico. Añadir el azúcar.
  4. Mezclar los huevos y el yogurt, y añadir a la mezcla.
  5. Añadir el chocolate desecho y mezclar
  6. Verter en el molde, meter en el horno y hornear durante 2 horas y media. Tened paciencia y no abráis el horno hasta que haya pasado el tiempo!

Si, en lugar de un pastel gigante, preferís hacer muffins (mucho más práctico, sin duda), usad las siguientes medidas:

  • 260g mantequilla
  • 260g chocolate amargo
  • 40ml de café espresso
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 260g de harina
  • 0,8 cucharaditas de levadura (vaya, una cucharadita sin colmar)
  • 0,8 cucharaditas de bicarbonato sódico
  • 1 pizca de sal
  • 360g azúcar moreno
  • 4 huevos
  • 1 yogurt griego

Todos los pasos son iguales, excepto el tiempo de horneado que serían unos 50 minutos (dependerá del tamaño de vuestros muffins)

Banana Pancakes

Cuando estuvimos en Londres hace ya un año, nos quedamos en el hotel Marriot de Canary Wharf. El servicio de desayuno era exquisito, con varios cocineros que iban preparando lo que los huéspedes pidieran. Mi marido y yo probamos por primera vez allí los Banana Pancakes, y al volver tuvimos que buscar la receta y se ha convertido en uno de nuestros desayunos favoritos del fin de semana!

La receta que usamos es Banana Pancakes de Allrecipes

  • 125g de Harina
  • 10g de Azúcar
  • 7g de Levadura
  • 2g de Sal
  • 1 Huevo
  • 30ml de Aceite de oliva de sabor suave
  • 235ml de Leche
  • 2 Plátanos maduros
  1. Mezclar los ingredientes secos (harina, azúcar, levadura, sal)
  2. En otro bol, machacar los plátanos y mezclar con los ingredientes líquidos (huevo, aceite, leche)
  3. Juntar los ingredientes secos con los líquidos con suavidad (preferible que quede algún grumito)
  4. Calentar una sarten con un poquito de mantequilla, añadir un poco de la masa y esperar a que salgan burbujitas de aire. Dar la vuelta.
  5. Listo! Puntos extras: nosotros le añadimos fruta fresca y miel