Risotto de azafrán y cabrito

Porque estoy lejos de casa, pero vuelvo mañana. Porque es genial tener un lugar al que querer volver con tantas ganas. Porque mi día a día, el normal, el de hacer la compra, poner la lavadora y una comida compartida, eso es la felicidad para mi.

Que mi rutina me haga feliz no es gratis, ni es normal, ni es aburrido. Implica luchar por ello, recortar lo que haya que recortar y escoger lo que haya que escoger. Pero es GENIAL.

20111108-165111.jpg