Yo, corredora

Si me hubierais dicho hace un mes que iba a salir a correr un lunes al llegar a casa del trabajo, pasadas las 9 de la noche, os hubiera dicho que ni de broma. Probabilidad estimada 0.

Pero es que ya si me hubierais dicho que correría dos tandas de 8 minutos cada una y acabaría con un sprint espontáneo, me hubiera dado un ataque de risa.

Pero precisamente eso es lo que hice anoche. Acabando el sprint entre risas, manos al aire a lo vencedor, y mi marido entonando la canción de Rocky.

Qué felicidad, qué orgullo! Y es que llevamos 5 semanas saliendo a correr 3 veces por semana.

A lo práctico, usamos una app del iphone del programa C25k (couch to 5 km – del sofá a los 5 km).

Anuncios

Un viernes más, otra vez

Ojalá todas las semanas fueran como esta, eh? Con un descanso el miércoles, para coger fuerzas.

Y ahora ya es viernes. Hoy hace dos semanas que fui a la entrevista de trabajo. Tenía muchas esperanzas, pero la verdad es que fue regular. Y dijeron que me llamarían en dos semanas. Así que ya me voy haciendo a la idea de que es un no.

He tirado un montón de CV este último mes y sólo he tenido una llamada, para un trabajo lejos de casa y cobrando menos.

Buscar trabajo me hace convencerme de que estoy harta del mío. Y lo estoy. Pero necesito recuperar la ilusión por las partes buenas del trabajo para disfrutar el tiempo que me quede, sea largo o corto.

Sin rumbo

He aplicado a varios trabajos, fuera y dentro de España. Me he entrevistado para trabajos estables y para trabajos con 50% del tiempo de viaje. Me planteo seguir con el plan inicial y seguir en mi trabajo amargante pero bien pagado y tener un bebe.

Mi marido todavía no ha vuelto de trabajar y son las 12.30. Es sólo un par de veces al mes, pero es inhumano.

Hemos visto un piso con parquet y terraza, y bastante más luz que el nuestro. Pero quien sabe qué va a ser de nuestras vidas, qué sentido tiene mudarse ahora? Y si la semana que viene Nos sale una oportunidad en suiza, singapur, dónde sea?

Y así, sin rumbo, paralizados por las opciones y posibilidades, y sin conseguir aterrizar ninguna de ellas.