Ay qué asco! Será?

Redoble de tambor, por favor.

Hoy, después de desayunar y acompañar a mi señor marido a la puerta, me he quedado ahí petrificada en la puerta, toda mona yo. Ay qué asco. Hay algo que quiere volver. Y me he girado para ir al baño.

Entonces mi marido ha abierto la puerta y me ha visto ahí, a medio giro, con cara de circunstancias.

Y le digo, creo que quiero vomitar. Y de repente, sonrisota. Eso es bueno, no?

10 minutos en el baño, con sensación de morir. Pero no he llegado a vomitar y de repente, tal cual había venido, se ha ido.

Repaso mentalmente todos los motivos que se me ocurren (además del deseado, claro). Embarazo bioquímico. El pastel de más que comí ayer. El calor. Embarazo psicológico. Tanto suplemento alimenticio. El trabajo, que no es bueno para la salud.

A ver si mañana hay suerte y me encuentro peor 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s